Tipos de cámaras de vigilancia

Si quieres comprar una cámara de seguridad para tu casa, primero debes pensar para que la necesitas, pues existen una gran variedad de tipos. En nuestra web, hemos preparado un amplia gama para que puedas encontrar la que estas buscando.

  • Cámaras de vigilancia Exterior. Son cámaras de seguridad pensadas para instalar en el perímetro de tu hogar. Suelen ser de fácil instalación , aunque en algunos casos deberás conectarlas a una fuente de alimentación externa.
  • Cámaras de vigilancia Wifi. Perfectas si no quieres hacer agujeros para pasar cables. Además, estas cámaras de vigilancia se pueden visualizar desde cualquier dispositivo gracias a su conectividad.
  • Cámaras de vigilancia interior. Este tipo de cámaras están destinadas para las zonas internas de tu casa. Las puedes colocar en el salón, la cocina, o en las habitaciones que desees tener controladas.
  • Cámaras de vigilancia nocturnas. La cámara idónea si lo que quieres es grabar por la noche. Su gran calidad de imagen permite distinguir cualquier elemento por muy oscuro que esté.
  • Cámaras de vigilancia para coches. Evitan cualquier malentendido en un accidente, o incluso previenen de todo tipo de hurto. Con una cámara de vigilancia en tu vehículo ganarás un plus de confianza.
  • Cámaras de vigilancia para casa. Están diseñadas para que se asimilen a cualquier objeto decorativo de tu hogar. Podrás instalarlas en todos los rincones de tu casa de manera que no parezca que están allí.
  • Cámaras vigila bebés. Controla en todo momento a tu bebé con este tipo de cámaras. Con ellas podrás escuchar si llora, o si se ha desarropado y tiene frío. Evita cualquier imprevisto colocando una de estas cámaras en la cuna de tu bebé.
  • Cámaras de vigilancia ocultas. Si lo que deseas es que nadie sepa que tienen una cámara de vigilancia grabando constantemente, lo mejor es elegir una que se pueda esconder. Para ello las mejor opción es elegir una que este diseñada para no se vista.
  • Cámaras de vigilancia falsas. Estas cámaras de seguridad son perfectas para ahuyentar a un posible intruso. Además, como no disponen de un sistema electrónico, son más económicas que las cámaras de seguridad convencionales, por lo que tu bolsillo lo agradecerá.
  • Cámaras de vigilancia pequeñas. Una cámara de seguridad pequeña puede ser perfecta si tu vivienda tiene un tamaño reducido, o quieres montar una cámara en algún lugar pequeño, como puede ser una bodega, un desván, o incluso en un lugar donde guardes objetos de valor.
  • Cámaras de vigilancia baratas. ¿Tienes un presupuesto ajustado? ¡No te preocupes! Puedes encontrar cámaras de vigilancia por mucho menos de lo que te esperas, fáciles de montar y con un calidad de imagen bastante buena.
  • Cámaras de vigilancia solares. Evita pasar cables por la fachada de tu hogar. Con una cámara de seguridad con alimentación solar no tendrás que preocuparte por enchufarla a la corriente. Basta con instalarla en un sitio exterior que goce de buena luz solar.
  • Mini cámaras de vigilancia. Una mini cámara de vigilancia es aquella que usualmente va instalada en algún otro objeto que no se espera. Son ideales cuando deseas grabar algún acontecimiento secreto, o también puede ser útil en caso de conflicto.
  • Cámaras de caza. Con una cámara de caza conocerás todos los movimientos de aquellos animales que estés buscando. Gracias a su diseño, se integran muy bien con el entorno, lo que las hace casi imposibles de detectar por los animales.
  • Cámaras de vigilancia con audio. Son cámaras destinadas a poder escuchar el sonido que se está produciendo en el lugar que estamos vigilando con nuestra cámara. Con ello, podrás oír si ha saltado la alarma porque se ha caído algún objeto, por ejemplo.
  • Cámaras de vigilancia 360 grados. Son ideales para instalar en el centro de una sala que queramos tener vigilada por completo. Las cámaras de seguridad de 360 grados están pensadas para poder grabar lo que está pasando a su alrededor, y por ello se suelen instalar en el centro de las estancias.
  • Cámaras de vigilancia con grabación interna. Despreocúpate de ver en tiempo real lo que está sucediendo en tu hogar. Con una cámara de grabación interna podrás revisar los videos de grabación siempre que quieras, y además, en caso de algún incidente grave, te servirán para ayudar a las autoridades.
  • Cámaras de vigilancia con batería. Son las cámaras perfectas si no quieres instalar cables en tu vivienda. Como nota negativa, se tienen que ir recargando de vez en cuando, pero gozan de la misma calidad de imagen que una cámara de vigilancia convencional.
  • Cámaras de vigilancia desde el móvil. Disponen de una app para poder visualizar las cámaras desde cualquier dispositivo móvil ,ya sea un smartphone, tablet, o un pc con conexión a internet. Son muy útiles si quieres tener tu vivienda vigilada las 24 horas del día.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)